“Queremos cautivar al mercado español con algo valioso, familiar, fresco y emocionante”

Marcello Trusendi, director general para Europa de TIME FORCE 

A las puertas de los 30 años de esta marca relojera tan apegada en el pasado al mercado español, la volvemos a tener aquí. Llega de las manos de la familia Trusendi y de un joven que viene con la ilusión de devolver a TIME FORCE su terreno y vigor con nosotros. 

Marcello Trusendi

Time Force, cinco años ausente en el mercado español. Es una linda noticia tenerle con nosotros aquí para contar que están de regreso... ¿Cómo, por qué y con qué planes? 

El regreso siempre fue una cuestión de tiempo. Me rehuso a pensar que una marca tan añorada y prometedora para los españoles terminara su historia tan prematuramente. Después de todo estamos atravesando una pandemia global y aquí seguimos, con esperanza y determinación. ¿Por qué España? Porque ha sido uno de los mercados más importantes en Europa y pretendemos restaurar esperanza en un sector agobiado por la desconfianza y competencia desleal con otras marcas. Vamos a acercarnos a los jóvenes y nuevas generaciones, sin olvidarnos de la generación original para TIME FORCE. Queremos cautivar al mercado español con algo valioso, familiar, fresco y emocionante. Por eso somos selectivos con cada distribuidor en todos los países; no el más grande es necesariamente el ideal para nuestro objetivo y visión. 

¿Quién está detrás de Time Force en la actualidad? 

Time Products Corp, con sedes en América y Europa; siendo Suiza nuestro centro de operaciones para Europa ubicado en zona franca. A día de hoy somos una organización independiente totalmente familiar constituida por cuatro accionistas suizos de los cuales dos son mis primeros mentores en la industria, Pierre y Patricia Trusendi, De igual manera, Roger Fierz que también ha hecho parte de la industria relojera para marcas de lujo como Concord no está activamente involucrado, pero ocasionalmente hace valiosos aportes basados en su extensa experiencia y conocimiento. De esta manera contamos con una burocracia limitada durante la toma de decisiones, lo cual es elemental para apoyar a nuestros clientes en tiempos de constante cambio y necesidad de rápida resolución. 

Quiero hacer brevemente un hincapié en mis padres, porque han sido desde siempre mi ímpetu e inspiración en la industria, ya que han trabajado fuertemente en ella desde que tengo memoria y sin ellos jamás me habría interesado en esta maravillosa industria. Mi madre Patricia, una excelente publicista en el mundo de la relojería, que ha dirigido, junto con diferentes marcas reconocidas, eventos de relevancia incluyendo los Latin Grammy o el Reinado de Belleza en Colombia; cuyo impecable trabajo la ha llevado a recibir premios internacionales como mejor Marketing Global para Edox en el año 2011. Así mismo, fue nombrada como una de las top 100 mujeres empresarias del año por la revista Aló en Colombia. 

Mi padre, Pierre, no solo ha sido mi principal mentor, también es mi mayor figura de admiración. Ha trabajado exitosamente en la industria relojera casi 40 años con varias marcas de gran prestigio tales como Jaeger-Lecoulture, Girard Perregaux, Corum, Concord, Raymond Weil, Movado, entre muchas otras. Ha sido pionero industrial en la región sudamericana durante muchos años, involucrado como representante regional internacional, distributor, retailer y desde el 2019, como propietario de marca. Conoce el negocio de afuera para adentro y le ha llevado a tener una distintiva reputación de credibilidad, ética y honra internacional que espero poder seguir preservando en el futuro. 

Usted es el director general de Europa para la marca, ¿cómo llegó a esto? 

Cuando terminé mi carrera universitaria, después de trabajar dos años en el negocio familiar, mi padre quiso que me incorporara a tiempo completo en la organización, así que antes decidí adquirir experiencia propia en la industria, por lo cual vine hace cerca de tres años a Suiza donde trabajé para grupos y marcas independientes a nivel internacional. Cuando adquirimos la marca para la Unión Europea durante 2019 tomé la decisión de incorporarme formalmente y se me asignó el territorio de Europa. 

Usted es el director general de Europa para la marca, ¿cómo llegó a esto? 

Cuando terminé mi carrera universitaria, después de trabajar dos años en el negocio familiar, mi padre quiso que me incorporara a tiempo completo en la organización, así que antes decidí adquirir experiencia propia en la industria, por lo cual vine hace cerca de tres años a Suiza donde trabajé para grupos y marcas independientes a nivel internacional. Cuando adquirimos la marca para la Unión Europea durante 2019 tomé la decisión de incorporarme formalmente y se me asignó el territorio de Europa. 

¿Cuándo y cómo se inició su relación con la marca? 

El próximo año TIME FORCE cumple 30 años, de los cuales 21 mis padres han trabajado como representantes regionales y distribuidores para Sudamérica, antes del Grupo Valentín. Respecto a propiedad, inicialmente se adquiere la marca para América Latina en 2016, donde mi padre continuó con ella bajo su liderazgo y visión, lo que garantizó continuidad en el mercado sudamericano. Eso fue posible y necesario una vez Grupo Valentín dejó de funcionar en 2013, ya que se generó una notable carencia para suplir las garantías o repuestos al cliente final; algo que en su momento perjudicó a todos los distribuidores internacionales. Esto obligó a mi padre a reaccionar rápidamente e involucrarse por primera vez con toda la cadena de suministro y producción. A partir de ese momento se lanzaron las primeras nuevas colecciones con diferentes componentes y una disponibilidad de repuestos óptima, respaldado por un exitoso Plan de Fidelización. Por varios años se continuó desarrollando la marca en el continente americano hasta la actualidad, con la diferencia de que ahora contamos con el resto del mundo. 

En una conversación previa que tuvimos con usted nos habló de la importancia de la transparencia y de esclarecer los hechos de su pasado en el país ligado a Grupo Valentín. ¿Nos puede decir qué mensaje quieren transmitir al sector en este sentido? 

Bueno, más que esclarecer los hechos se trata de compartir la actualidad tal y como es hoy, ya que se han dado varios rumores sobre el destino de la marca, especialmente en España. Así pues, es de conocimiento público los acontecimientos relacionados con la caída del Grupo Valentín, que bien no fueron ocasionados por la marca o su rendimiento comercial; ha sido causada por una situación adversa en la economía española de aquella época, combinado con el tipo de gerencia y liderazgo dentro del Grupo Valentín. Su desenlace no está relacionado de ninguna manera con nosotros. 

También nos indicó que quieren un trabajo a largo plazo... ¿Bajo qué parámetros lo implementarán entonces? ¿Con una compañía distribuidora o ustedes mismos? ¿Qué quieren lograr con los retailers? 

Todo plan que involucre clientes que depositan confianza en nosotros tiene que estar proyectado a largo plazo, no queremos dejar a nadie a mitad de camino; tampoco se puede reconstruir una marca de un día a otro, especialmente cuando hemos renovado una dirección considerablemente distinta. Independientemente de con quien trabajemos, sea por medio de un tercero o directamente, la marca goza de un fuerte reconocimiento con el que muchos españoles asocian o asociaron buenos recuerdos y experiencias tanto como joyeros o clientes finales; así que nuestra intención es restaurar esta experiencia con una estrategia atractiva, innovadora y emocionante que a la vez promueva una estrecha relación de confianza en todo el espectro de stakeholders y que hagan parte del emocionante y nuevo capítulo para TIME FORCE. 

Podemos afirmar sin dudas que Time Force permanece en el imaginario del mercado español por una labor de marketing y promoción muy bien llevada. ¿Cuál será su continuidad? ¿Qué planes tienen? 

Efectivamente la labor de marketing realizada es una de las razones principales por la cual la marca goza de cierto reconocimiento, especialmente cuando hablamos de embajadores históricos como Cristiano Ronaldo o Rafael Nadal que posteriormente se involucraron con marcas como Tag Heuer o Richard Mille. Su continuidad estará enfocada en el cliente final y un canal de comunicación bilateral constante, después de todo, una marca tiene que ser una conversación. Así mismo, incorporar el mundo offline con el online para enriquecer la experiencia y traer la marca a la vida de las personas; y no me refiero únicamente a la compra, me refiero a todo lo que ocurre después de que alguien nos escoge. Ahí va a comenzar nuestro enfoque, planes y estrategia. 

En estos años, ¿cómo han ido trabajando en otros mercados? ¿Cuál ha sido su estrategia? 

En una primera instancia, la base de nuestra estrategia fue atajar el abandono que dejó el Grupo Valentín para todos aquellos que trabajaban con la marca, principalmente en la región sudamericana; así mismo, buscamos ofrecer mejores condiciones con un servicio íntegro y profesional. Para esto tomamos las riendas con los diferentes distribuidores de la región para garantizar una continuidad que bien tuvo sus retos cuando se replanteó el concepto de producto, algo que los distribuidores y mercados existentes han ido asimilando, valorando y aceptando exitosamente. Por medio de la confianza que hemos adquirido los últimos años trabajando con diferentes mercados, hemos podido comenzar a retomar nuevos territorios en Medio Oriente y Europa. Nuestro “chapitre suivant” como marca apenas comienza. 

Time Force

¿Y el mercado online? ¿Cómo se están ubicando en él y con qué objetivos? 

Como mencioné antes, queremos integrar el mundo offline con el online de una forma sencilla y sostenible para ambas partes que sean complementarias. La función principal de nuestro objetivo online es presentar nuestros relojes de la mejor, más completa y realista manera posible. Y así lo hemos desarrollado. Pretender entusiasmar a un comprador de un artículo offline por un canal intangible, debe entonces ser lo más acertado y visualmente “tangible” posible. La segunda función está dirigida a la comunicación con nuestro círculo de membresía. A diferencia de muchas marcas (sino todas), nosotros no tenemos el problema de ofrecer nuestras colecciones por diversos canales de venta online que canibalicen el mercado con precios inferiores, poniendo en desventaja a los retailers y distribuidores; y así lo vamos a mantener. 

¿Nos puede indicar a grandes rasgos lo que será ahora un reloj prototipo de Time Force, diseño, calidad, etc. y su ADN? 

TIME FORCE siempre ha sido un reloj dinámico, visualmente distintivo con un toque de deportividad, y no por deportivo me refiero necesariamente a funcionabilidad más allá de cronógrafo o taquímetro -como lo es el caso de un smartwatch-, sino opuesto a lo clásico y tradicional. En otras palabras, no es un reloj estéticamente aburrido o conservador; es bajo aquella visión que preservamos una fidelidad a nuestro eslogan y ADN como “Ultimate Concept Watches”. Referente a España, las personas recuerdan a TIME FORCE como una marca generalista con un rango de precio y producto colosal. Esto no es nuestro objetivo; nuestro objetivo ha sido siempre calidad sobre cantidad. Así que el primer diferenciador y quizá el más radical es la calidad, que hoy triplicamos a los relojes anteriores. Comenzamos con enfocarnos en lo que para Valentín eran las Pro Series. Los componentes en los que invertimos nos hacen tener un producto totalmente premium a un precio extremadamente competitivo. 

La pregunta sobre la pandemia era absolutamente necesaria. ¿Cómo la ha vivido como empresario relojero afincado en Suiza y cuál es su opinión sobre la afectación de la economía? 

Afortunadamente la situación en Suiza ha sido relativamente estable y menos drástica que en otros países, sin embargo, igual que muchas empresas dependientes del comercio internacional, hemos atravesado dificultades; pero contrario a quejarnos, nos hemos reorganizado y aprovechado el silencio comercial para invertir en nosotros como marca para volver más fuertes y atractivos que antes. Respecto a la economía y pandemia, queda claro que como sociedad tenemos que replantearnos muchas cuestiones, es un tema muy complejo y ambivalente. Es una situación letal e incómoda para muchos, pero también una oportunidad de ser más competitivos, recursivos y buscar alternativas viables para preservar un equilibrio financiero. Por ejemplo, era apenas de esperar que muchas empresas finalmente reconocieran el valor de las ventas online como una herramienta de extensión de su negocio; y que efectivamente el mundo offline y online son un ecosistema sinérgico digno y necesario de explorar. 

Tu opinión nos importa

Los comentarios serán revisados antes de publicar